18 mar. 2012

Arrepentimiento.

 Puede que un día eches la vista atrás inocentemente, creyendo que solo lo que tienes grabado a fuego en tu memoria por lo vergonzoso que fue sea de lo único que te arrepientas... Pero seguramente esto será falso.


 Puede que un día se te ocurra leer cosas que escribiste hace no tanto y pensaras que recuerdas cada frase y palabra suelta que anotaste en una esquina de la hoja de matemáticas... Pero seguramente esto será falso.


Puede que una laguna en blanco sea sustituida por recuerdos que tu mismo has creado, y pensaras que son verdad... Hasta que se te ocurra mirar detrás de ti y leer ese pequeño trozo de papel.

   La gente puede arrepentirse de sus actos, que es algo normal y comprensible puesto que no somos seres divinos poseedores de la sabiduría. Pero algo peor que arrepentirse de un acto es arrepentirse de un sentimiento, y eso es lo que me esta pasando ahora mismo.

Si bien no me había sentido tan dolida y avergonzada como ahora hasta que hace poco se me ocurrió echar un ojo a mi agenda del año pasado. Quería volver a ver mis dibujos, las palabras sueltas... Cada cosa me devolvía exactamente al día y la situación.
Pero de pronto encontré algo de lo que no me acordaba, unas dos o tres paginas de las que no me acordaba exactamente. Unos pocos dibujos y las frases "Daisuki... Eh.. gomen...", "Time? All for you.." y un "Cambio"
De pronto todos esos recuerdos volvieron a mi mente de forma confusa y hasta dolorosa, mas que nada porque yo no recordaba absolutamente nada de eso y es algo que ni se me habria pasado por la cabeza.
¿A quien quería tanto? ¿Por culpa de quien mutile bestialmente mi largo cabello?* ¿Quien era esa persona a la que había dado todo el tiempo del mundo para encauzar de nuevo su inútil existencia? Ah, si...

En el preciso instante que descubrí todo aquello de nuevo no pude menos que salir corriendo a vomitar.
Es asquerosa la forma de la que puedes llegar a ver a alguien si le das demasiadas vueltas a la cabeza.

Tras recapacitar largo tiempo pensé en el estado emocional tan confuso que tenia para entonces y como se estabilizo en cuanto me olvide de todo aquello por rabia y mi corazón fue atravesado por una flecha de verdad.

Me arrepiento completamente por confundir aquello con algo mas allá de la pena y la obsesión.



Con esto rompo mi promesa de proteccion y
 espero no volver  a saber nada más...





*"Me gusta tu pelo" me dijo aquella persona. "No tiene nada de especial" le contesté yo quitándole importancia al asunto, pero enredó sus dedos entre un mechón de mis cabellos y jugueteó con él largo rato "Es hermoso... largo.... suave... En definitiva me encanta, no te lo cortes... Me gusta como te queda así y seguramente me entristecería verte con él corto." Me lo pensé poco, decidí que no me lo cortaría si eso le hacia feliz.



~Seguidores~