28 may. 2012

Yo a ti y tu a mi

Protector que reniegas de tu titulo por decir que no eres capaz de llevarlo a cabo, en medio de la oscuridad del camino que tu mismo marcaste para ti encontraste un impedimento, una loca y graciosa promesa enviada de los cielos.
"Protege la luz cegadora, protege las promesas inocentes" Creias oir pero no querias hacer caso, porque no sabes proteger, dices.
Mientras seguias avanzando por el oscuro bosque llegaste a un claro y por primera vez en años y sin pedir permiso la luz te dio de lleno, dejandote ver la variedad cromatica de las ninfas que paseaban a tu alrededor tranquilamente sin prestarte atencion.
Ahora no puedes estar a oscuras porque por la noche los luceros que guardas durante el dia te iluminaran.

Me recuerdas

Me recuerdas a un angel caido en desgracia del que una vez me enamore.

Se pasaba las noches llorando mirando sus alas rotas. Yo me pasaba las mias en vela mirando sus alas podridas.
Llego un momento en el que decidi darle mi corazon, pero los angeles son seres divinos, puros e impolutos, y este no lo era, por eso ya no tenia alas.
Uso mi corazon como almohada mas de una vez y yo deslizaba mis dedos entre su pelo cuando dormia. Sentia que se me escapaba la vida por nada y la presion en el pecho que me ahogaba.
Me sigues recordando a ese pobre alma en pena, pero tu no tienes alas ni tendras, no las necesitas porque no tienes que volar. Pareces la version mejorada por mucho, pero recuerdo que tu si eres una persona, y no un espectro triste.
No teneis nada en comun, pero a veces tu forma de ser me recuerda tanto a ese de quien un dia me enamore  que no se si maldecirte o darte las gracias aun a pesar de que no tengas culpa.
Aunque me sigas recordando a alguien en especial me consta que eres otra persona, y completamente distinta ademas.

~Seguidores~